Seguridad Ciudadana
 

Seguridad en el transporte público

La necesidad de trasladarnos diariamente utilizando los servicios públicos, obliga a exponernos a una serie de situaciones que, además de incómodas, implican el riesgo de que seamos víctimas de delincuentes al acecho. Ante ello, es importante que considere usted las siguientes recomendaciones.

1. Si utiliza regularmente el transporte público, no porte joyas, alhajas, grandes sumas de dinero, ni nada que no esté usted dispuesto a perder ante una eventualidad.

2. Planee su ruta con anticipación. Determine en dónde abordará y en dónde descenderá del transporte. Lleve listo el dinero necesario para su pago, con lo cual no mostrará su cartera. Seleccione paradas que no estén desoladas o mal iluminadas. 

3. Al caminar hacia la parada de transporte, hágalo por avenidas transitadas, bien iluminadas. Procure ir y regresar de día. Incorpórese a los grupos de peatones al subir o bajar del transporte. Si usted se siente asediado por algún sospechoso, diríjase de inmediato a un lugar público seguro, introdúzcase en algún negocio abierto o toque desesperadamente en alguna casa contigua, grite si es necesario y, en cuanto pueda, reporte al individuo con la policía.

4. Identifique a los sospechosos y manténgase alejado de ellos, desconfíe de personas que llevan en la mano un periódico doblado, un suéter, saco, etcétera.

5. No entable conversación con desconocidos.

6. Si permanece parado durante su trayecto dentro del transporte, manténgase alerta en el momento de alzar el brazo para sujetarse del pasamanos, los carteristas pueden actuar.

7. No se duerma durante el trayecto, pues será presa fácil de los delincuentes.

8. Taxis. Si de antemano usted sabe que al salir del trabajo, la escuela o de cualquier lugar requerirá utilizar un taxi, tómese la molestia de averiguar el teléfono de algún radio taxi de sitio; llámelo, con ello estará reduciendo considerablemente riesgos.

9. Elija taxis que vayan circulando y no el que se acercó a usted ofreciéndole servicio. Antes de abordarlo, verifique que la matrícula de la placa coincida con la del rótulo lateral.

10. No aborde unidades con vidrios polarizados.

11. Al abrir la puerta para abordar observe al chofer y vea si le inspira confianza, busque inmediatamente el tarjetón con su foto y verifique, antes de cerrar la puerta, que se trate de la misma persona. 

12. Si entabla una plática con el chofer, no revele información personal, oriente la charla a temas como el clima o el tráfico. 

13. Prevéngase al llegar a su destino, aliste su pago y no demore en su descenso, si llegó a su hogar, evite indicarle al chofer de manera precisa cuál es su casa. Pídale que se detenga algunos metros antes con el fin de que, al arrancar, no se dé cuenta de a dónde se dirige usted.

14. Al llegar de viaje a una terminal de aeropuerto o autobús jamás tome un taxi que no sea de los que estén debidamente autorizados. Contrate dentro de la estación los servicios de los taxis autorizados; tal vez resulten más caros, pero son más seguros.